El nuevo adaptador IP de Patton, proporciona un aprovisionamiento automático, seguro y sin contacto gracias al Cloud

El SmartNode200 ofrece a los operadores de telecomunicaciones y usuarios empresariales una solución rentable que integra dispositivos y aparatos convencionales a la tecnología IP

Patton, compañía especializada en la fabricación de soluciones en el ámbito de las Comunicaciones Unificadas, Cloud e Internet de las cosas para redes empresariales e industriales, ha presentado su nuevo adaptador de teléfono analógico SmartNode 200 (ATA), un dispositivo que integra los teléfonos analógicos heredados con las redes telefónicas basadas en IP y que además puede ser administrado de manera totalmente remota a través de la Patton Cloud.

El SN200 de Patton es una solución que habilita los equipos de telefonía POTS tradicionales en las instalaciones del cliente para la conexión a las comunicaciones unificadas SIP-troncal de última generación (UC) y servicios de telefonía All-IP alojados. Una herramienta que además admite una amplia variedad de interfaces de telefonía, que van desde 1 a 4 llamadas simultáneas. 

El SN200 permite un aprovisionamiento automático, rápido, seguro y sin necesidad de contacto como una característica estándar de este producto. Gracias a la opción Power over Ethernet (PoE), que estará disponible en los próximos meses, esta herramienta no requiere de enchufe en la ubicación remota y permite que la alimentación eléctrica se suministre al dispositivo sin necesidad de utilizar tomas de corriente en las ubicaciones del producto.

Otra de las grandes ventajas del nuevo ATA, es su administración y monitoreo a través de la Patton Cloud. El auto provisionamiento y la notificación de alertas permite disminuir los costes de instalación y soporte técnico, ayudando a reducir los tiempos de inactividad del servicio, en el caso de que existiera un problema con la red del cliente.

Estos servicios, combinados con la legendaria calidad y confiabilidad SmartNode, hacen que el SN200 sea el ATA con el costo total de propiedad (TCO) más bajo del mercado.